lunes, 21 de junio de 2010

... con el tiempo

Pues nada... se acaba el segundo curso de Enfermería. El tiempo pasa rápido (a veces demasiado), ha sido un año bastante productivo y han pasado bastantes cosas.

Como estudiante la visión parece muy distinta a la que tienen el resto de enfermeras... y me gustaría tanto no perder nunca el entusiasmo con el que hago las cosas.

El otro día lo comentaba con una amiga, algo tan simple como cargar un Omeprazol, diluir un antibiótico... parece tan divertido ahora... y sin embargo, se ve a las enfermeras hacerlo como algo rutinario y mucho más rápido que nosotras.
Más sorpendente es ver la emoción con la que la mayoría de las estudiantes hablamos con los pacientes, con la que les cogemos de la mano por las mañanas... y eso... eso también se va perdiendo con el tiempo, ¿pero siempre?

No me gustaría pensar que de aquí a unos años yo voy a ser igual: quiero alegrarme de tener que cargar un Omeprazol, de tener que diluir un antibiótico, quiero estar nerviosa por tener que sacar una analítica... quiero ver todo con la mismt
a emoción con la que lo veo ahora, quiero sentirme feliz al dar de comer a un paciente, quiero estar contenta al sentir el alivio de un paciente cuando estando triste siente que le tiendo la mano...

... Sin embargo, dudo mucho que esto sea así, acabará siendo pues como la vida misma! ya no nos sorpende que el cielo sea azul, ni que brille el sol, ni que los perros ladren... ni siquiera nos extrañamos de ver un perro andando por la calle como cuando éramos pequeños. Parece que perdiéramos la ilusión por cada una de las cosas que nos rodean... y eso es tan triste!


sábado, 5 de junio de 2010